facebook

Fotos: Dirk Warzacha Texto: María Sol Farías

Desde el avión se ve a lo lejos solo desierto y una costa con playas de arena blanca y agua cristalina.

Al salir del aeropuerto nos quedamos con la boca abierta ante tanto edificio espectacular, uno tras otro, y ver el Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo con sus 829.8 m, es una experiencia única. Desde allí se ve todo Dubai, edificios emblemáticos como el Burj Al Arab, el archipiélago artificial residencial Palm Jumeirah y la constelación de islas artificiales que conforman un mapa mundi casi perfecto. Es impresionante.

Los emiratos son el país de lo superlativo y los shopping malls son parte de esa magnitud. The Mall of the Emirates con su pista de ski con pingüinos vivos incluidos, el Dubai Mall que está a los pies del Burj Khalifa es el más grande del mundo y uno necesitaría días para ver todas las tiendas que tiene, pero lo mejor de todo es el show de luces y música que cada día a partir de las 18h00 reúne a muchos turistas y visitantes en sus afueras. Es algo que uno tiene que vivir para sentir la emoción al ver y oír la danza del agua al son de las diferentes piezas musicales entre clásicas y modernas.

Frente al Souq, cruzando el creek que pasa por medio de Dubai (que en antaño era un puerto de pescadores y buscadores de perlas y del cual ya no queda mucho vestigio), en pequeñas embarcaciones que hacen las veces de taxi, continúa otro Souq impresionante, el Souq de Oro más grande del mundo.

Nuestro viaje continuó en Abu Dhabi, al llegar lo primero que nos llama la atención es la vegetación. Por donde uno mire hay césped, palmeras y flores perfectamente cuidadas. Lo más impresionante es pasar muy cerca a la mezquita Bin Zayed, la cual fue un regalo del Emir Bin Zayed a su amado pueblo. Es impresionante, blanca y perfecta y entrar en ella es como entrar en un cuento de hadas. Es perfectamente blanca, sus cúpulas impresionantes, sus columnas adornadas con flores hechas de piedras semi- preciosas y en su interior con lámparas gigantescas hechas con vidrios Swarovski y la alfombra hecha a mano más grande del mundo.

No dejamos de sentir una impresión muy grande al estar en su patio y en su interior. Y sin ser ciudadanos de este país, uno no puede más que darle las gracias al Emir bin Zayed por este regalo tan magnífico a su pueblo: ¡gracias Baba (padre) Zayed!

Es un país nuevo que ha tomado y aplicado lo mejor y más moderno que existe en el mundo con Abu Dhabi como su capital. Como ciudad es mucho más relajada que su vecina Dubai, con muchos parques, playas públicas y privadas excelentes y todo lo que tiene que ofrecer. Ahí se encuentra, entre otras atracciones, el Ferrari Center que es el parque indoors más grande del mundo con el roller coaster Formula Rossa que es el más rápido del mundo.

Y por supuesto está el desierto con sus dunas hermosas, altas, bajas, blancas, marrones, rojas. El paisaje original de este país nos impresionó al igual que lo hizo la modernidad de la ciudad, estar en esas dunas es algo que uno debe vivirlo para darse cuenta de la maravilla que es ser parte de algo tan hermoso.

Disfrutamos mucho de nuestro viaje a Los Emiratos Árabes Unidos y volveremos algún día...... ¡Inshallah!

 AbuDahabi00028 
 AbuDahabi00026AbuDahabi00027
AbuDahabi00024 
AbuDahabi00032
AbuDahabi00007AbuDahabi00020
AbuDahabi00006
AbuDahabi00017
AbuDahabi00010  
 AbuDahabi00008

Lee en línea nuestra 29va edición

portada sep oct

hotel del parque quito
swiss bodas 2018
copa
swisshotel cheese wine
avianca
Swissotel Tanosshi

Swisshotel Catering Touch

banner-marriot

misfotosec

jaboneriawilson misty 250px 250px

dentrix

Desarrollo web por: www.contacto.com